Etiquetas

, , ,

Tras las buenas actuaciones (y sobre todo, buenas sensaciones) en el Maratón de Montaña de Fuencaliente, en el Maratón “Montaña Solidaria” del Escorial y en el Zenagas Trail de Puertollano, el cuerpo me pedía realizar una carrera de mayor envergadura en el plano físico y técnico. Acabar estas 3 pruebas con la sensación que las carreras se me quedaban pequeñas (en el sentido que las acababa con fuerza y entereza) y donde siempre iba de menos a mas, me hizo decantarme por acabar el año 2015 con un Ultra (talla S, eso si).

Empezaba a mirar un calendario de pruebas cada vez mas exiguo, comentaba la posibilidad a mis compinches habituales en estas aventuras, miraba en foros posibles pruebas para finales de noviembre – principios de diciembre….y de repente mi amigo Josevi me comenta la existencia de esta carrera. Que mejor que estrenarse en la mejor carrera por montaña del año 2013 en el panorama nacional según votación de los propios corredores!!! Así que sin pensarlo dos veces hice la inscripción para la prueba master (61k y +3000 de desnivel) e incité indirectamente a mi vecino Ángel para que realizase la prueba también.

Tras acabar la Zenagas Trail, tuve un periodo descanso motivado principalmente por molestias en la rodilla a las que no daba importancia. Comencé la vuelta a la actividad deportiva con la natación para ver si las molestias en la rodilla remitían y cuando ya me vi en condiciones optimas, me acerqué a Miguelturra para hacer un entrenamiento conjunto entre Fondistas y Forjadores. Tras acabar el entrenamiento de 14km a ritmo suave, me daba cuenta que mi rodilla seguía sin estar en condiciones. Decisión final: Olvidarme de la existencia de fisioterapeutas, no correr nada hasta el día de la prueba y presentarme a mi primer ultra habiendo corrido únicamente 2 días (y en llano) el último mes…

Ya en Chiva (Valencia) el día previo a la carrera se vivía un gran ambiente: La plaza del pueblo con diversos stands de marcas deportivas, charlas técnicas sobre nutrición y preparación de carreras de larga distancia, la presentación de la prueba en el teatro de la localidad…esto iba cogiendo color y motivando ante lo que estaba por llegar al día siguiente!! Ya solo tocaba cenar el típico plato de pasta de la noche anterior a la prueba, preparar todo el material y acostarse, que el despertador a las 5.30 a.m iba a sonar muy temprano…

marterialChiv

La plaza de la localidad se iba llenando con los 400 atletas que estaban apunto de enfrentarse a la prueba y de todos sus acompañantes que les deseaban suerte antes que se diera el pistoletazo de salida. El ambiente desde minutos antes de la prueba era totalmente festivo en la noche valenciana, donde reinaba una gran empatía entre todos los participantes y la música y ambiente invitaba a todos los vecinos a acercarse a las inmediaciones de la plaza para observar la salida de la prueba.

 

A las 7.00 a.m los árbitros de la prueba autorizaban la salida de la prueba y a correr!! Los participantes atravesaban la avenida principal del pueblo entre aplausos de un gran nuevo de público congregado a esas horas del día, pero nada mas abandonar el pueblo –> ROCK AND ROLL! Los frontales de todos los participantes se encendían, las primeras sendas hacían su acto de aparición y en el horizonte se veía un reguero de luces que indicaban que la primera subida comenzaba.

Eso era solo el principio…tras una primera ascensión que servía como calentamiento, comenzaba una secuencia de subidas y bajadas de 3 puertos consecutivos justo antes del km20. Unos +1000 superados y una bajada del ultimo puerto muy técnica donde existían tramos con cuerda para salvar desniveles de hasta el -35%, provocaban que la carrera se abriese y los corredores fuesen tomando sus posiciones naturales.

subidaYerbas (2)

Una vez superada con éxito esta parte, tanto Ángel como yo íbamos bastante enteros y con ganas de enfrentarnos a la parte central de la prueba (km20 a km48) donde tendríamos que salvar otros 3 puertos (esta vez de muchísima mayor entidad). Sabíamos de sobra que iba a ser la parte donde la carrera nos pondría en nuestro lugar y el comienzo de este sector no pudo ser peor para mi tras ver un cartel que anunciaba una pendiente medía de un 37% para la ascensión de Peña Alta (primero de los picos). Falto de fuerzas en todo momento y teniéndome que parar en algunos tramos para poder respirar, iban haciéndome ver la dureza de esta prueba. Los ánimos de Ángel y la recuperación en los escasos tramos de llaneo, me hicieron superar este sector con mas pena que gloria…se desvanecía la ilusión de hacer una gran marca y centraba el objetivo únicamente en recuperarme y poder afrontar el resto de carrera con garantías.

 

En la bajada del ultimo de los puertos de este tramo (km45) recuperé sensaciones de pulso y respiración de nuevo, y me animé (veía que iba muy bien de piernas y la rodilla me respetaba). Unos ánimos afectivos de mi novia, la cual fue a ver la carrera en el km50, era toda la gasolina que necesitaba para enfrentarme a la subida al temido Morrón de la Gitán, ultimo puerto del recorrido con tramos de subida de hasta el 45% con cuerdas y cadenas incluidas…

Ya solo tocaba descender (no sin dificultad técnica) un tramo de 7km para poder llegar a meta!! Las cuentas salían y tanto Ángel como yo nos marcamos el objetivo de tratar de acabar en menos de 10h. El último kilometro, ya dentro del pueblo entre los aplausos de numeroso público, sirvió para el disfrute, la emoción y recordar todo lo que había costado llegar hasta ese punto. Tras cruzar la meta tanto Ángel como yo nos pudimos sentir bien orgullosos de la carrera realizada, la cual no hubiera sido la misma sin la compañía que tuvimos en todo momento.

Finalmente ocupamos la posición 200 de los 400 participantes en salida. Dado mi nulo entrenamiento el último mes, el ser nuestro primer ultra y tras los bajones sufridos en carrera, nos dimos por muy contentos y con ganas de repetir.

diplomaChiva

MENCIÓN A LA ORGANIZACIÓN

Un despliegue de dos días con mas de 200 voluntarios en el marco de una localidad totalmente volcada con la prueba es digno de destacar. Muchos detalles y todos sobresalientes: gran bolsa del corredor, un recorrido perfectamente marcado con balizas reflectantes, un servicio de furgonetas que desplazaba a los acompañantes a través de la sierra, posibilidad de hacer noche gratuitamente en espacios municipales habilitados, parking municipal gratuito para no colapsar de coches la localidad, 8 avituallamientos completísimos, señales que indicaban los porcentajes de pendiente (positivos y negativos) de cada uno de los senderos, un servicio de cronometraje que marcaba parciales de paso vía para el seguimiento de cada participante en Internet, una gran paella final para participantes y acompañantes…

…solo decir que no me extraña que fuese elegida la mejor carrera de montaña de 2013 y que pienso repetir en años venideros 🙂

Anuncios